Noticias

Artículo aparecido en la edición impresa y digital del diario Deia en su edición del 22 de noviembre de 2021.

‘Dolor’, una obra «de esperanza», la cuarta novela de Francisco Panera

LE HA LLEVADO ALGO MÁS DE DOS AÑOS DAR FORMA A ESTA NUEVA HISTORIA, EN LA QUE INTRODUCE DOS HILOS ARGUMENTALES

IKER UGARTE

Han pasado tres años desde que escribiera Siete Cuerdas, su anterior novela. El escritor basauritarra Francisco Panera ha vuelto a publicar libro, esta vez una obra que se aleja bastante de su habitual estilo de novela. Y es que Dolor «es una novela que a diferencia de las anteriores que he publicado, posee dos hilos argumentales que se muestran al lector alternando sus capítulos. Mis obras pueden ser catalogadas como narrativa histórica, pero ocurre que Dolor lo es en una de sus tramas, pero es novela negra en la otra», explica el propio Panera.

Además la voz narradora de una trama aparece en pasado y la de la otra en presente. Han sido «unas mezclas un tanto arriesgadas, o así lo presumía cuando la escribía, pero el resultado me dejó satisfecho, y lo que es más importante, empiezan a llegar buenas opiniones, lo cual me parece muy importante», cuenta.

Este es su cuarto libro publicado y le ha llevado tiempo escribirlo, no en vano, «la idea se venía gestando de atrás, justo después de terminar Siete Cuerdas, mi anterior novela. Pero hasta pasados unos meses de su publicación, en que dejé un poco de lado su promoción, no me centré en el nuevo proyecto, que me llevaría algo más de dos años», recuerda.

En el proceso de dar forma a su historia ha habido dos partes diferenciadas. Por un lado, tal y como cuenta, «al estar una de las tramas ambientada en la Euskadi de los años noventa, la verdad es que por haberla vivido, no me fue muy complicado escribir esa parte». En cambio, la otra transcurre a lo largo de la mayor parte del siglo XX «en un pueblo imaginario de la montaña del norte de León. Obviamente esta parte se nutre de los sucesos más destacados de aquellos tiempos: la lucha minera, la revolución de 1934, la Guerra Civil, la represión…».

Esta le costó más tiempo, pero «hay abundante información y gracias al trabajo y generosidad de una historiadora local, pude acceder a información concreta de episodios que se sucedieron por la zona en la que el relato se ambienta. En mi opinión dota al relato de mucha más verosimilitud que si lo abordase con una documentación más generalizada».

Su historia entremezcla características de la novela negra y de la histórica. Además el relato «traza varios paralelismos entre los personajes y sus actos, independientemente de las dos tramas, ambientadas en distintas épocas y escenarios». De fondo «hay violencia, adversidad y está ese cargar a las generaciones venideras con las deudas, con la vida o demandas, de quienes les precedieron, haciéndoles depositarios de disputas que a priori no eran suyas. Convivir o rebelarse contra eso también está en Dolor, pero sobre todo, diría que es una novela de esperanza», describe el escritor basauritarra. El título cobra especial relevancia, Dolor, con el que el autor ha buscado «dureza pero a su vez, crear una duda, contraponerlo a todo lo contrario. Para ello quedó estupenda la portada, que revela esa intención. Un título áspero, rotundo, y bajo él, unos chavales sonriendo, jugando», comenta.

La ha ambientado por un lado en la Euskadi de los noventa, en Bermeo, Bilbao… y la otra por la cordillera cantábrica en su vertiente leonesa. «También asoman algunos otros lugares mientras se desarrolla la guerra, pero hay algo curioso que va a unir ambos mundos. Hablo de unos raíles de tren. El conocido como Tren de La Robla, que unía las minas de carbón de León con la siderurgia de Bizkaia, y que tiene un peso importante en el relato».

La pandemia, que trajo con ella un confinamiento muy duro fue un arma de doble filo para Panera. Y es que «aproveché para darle un gran impulso a la novela. Lo que pasa es que escribir, al final es un ejercicio de soledad, y la soledad a veces, es muy ruidosa, estridente», destaca. «Teníamos todos, creo, la cabeza muy ocupada y alterada con lo que venía ocurriendo a nuestro alrededor. Así, había días que escribir era una liberación para evadirse, pero otros, en función de qué estuviese sucediendo en el relato, o qué estuviese maquinado para mis personajes, llegaba a acrecentar la angustia que ya nos venía de por sí con la pandemia».

Con Dolor ya publicada, como la mayoría de los autores, Panera ya tiene varias ideas para sus próximos proyectos. «Desde que publiqué el primer libro, allá por 2012, no he podido quitarme ese empeño de encima. Siempre estoy pensando en qué será lo próximo. Suelo albergar una o dos ideas claras, así que ya veré… Pero sí, a lo más en un par de meses, una vez que Dolor eche a andar sin ayuda, empezaré con otro proyecto», comenta.

Pincha en el enlace para acceder a la noticia en su versión digital

https://www.deia.eus/bizkaia/arratia-nerbioi/2021/11/22/dolor-obra-esperanza-cuarta-novela/1168955.html

Se ha convertido ya en costumbre, que con cada nueva publicación, la Librería de Deusto nos abra sus puertas a la novela y al autor, para presentarnos desde el estupendo espacio que tiene para eventos, a un público muy implicado.

Nos reunimos la tarde del jueves 11 de noviembre, coincidiendo con la celebración del Día mundial de las Librerías.

Un placer regresar.

La primera presentación, en Basauri

Martes 8 de noviembre, siete de la tarde. Me reencuentro con amigos, con lectores conocidos y otros, que lo serán.

Una buena entrada de público en el salón de actos de la Casa de Cultura de Basauri, de la calle Ibaigane. No es para tomárselo a la ligera, porque hasta ahora, la primera presentación de cada una de mis novelas, ha marcado las que estaban por llegar.

Izaskun Bernaola, directora de la biblioteca comparte conmigo escenario para entrevistarme, conversar y ayudarme a trasladar a los asistentes los entresijos de esta nueva novela.

Siempre que es posible, me decanto por un formato así. Resulta mucho más ameno para todos y además, es un comodín para cualquier autor. Al menos a mí, los monólogos no me sientan muy bien. ¡Qué hacer! si soy más de escribir.

El jueves 11 de noviembre, la Librería de Deusto, acoge una presentación de Dolor, en el magnífico espacio que tiene dedicado para este tipo de eventos.

La cita a las siete de la tarde.

El Correo lleva a sus páginas la noticia de la publicación de mi nueva novela.

Una charla distendida con la periodista, para tocar otros temas menos recurrentes de lo que habitualmente, giran alrededor de los autores cuando promocionan su trabajo.

Primeras apariciones en prensa.

En este caso en el número de octubre del periódico Crónicas.




Dolor ya está disponible.

Hazte con la novela en su edición impresa, en tu librería de referencia. O también la puedes adquirir on line en cualquier formato en los siguientes enlaces.

Dolor en papel

Dolor en Ebook

El jueves 13 de junio, a eso de las ocho de la tarde, tendré el gusto de participar en la entrega de premios del «II Concurso de cuentos breves»  que organiza la Asociación de vecinos Basozelai,  en el salón de actos del Centro cívico de Basozelai / Basozelai gizarte etxea, en Basauri

Al la par que el acto, tendrá lugar una charla literaria que, mas que enfocarla cómo últimamente hago, hacía mi última obra publicada, irá en la línea de intentar transmitir qué supone, qué se experimenta o qué podemos encontrar en la escritura.

Pura subjetividad, es cierto pero ¿es acaso otra cosa la escritura?

Los próximo días 8 y 9 de junio (sábado y domingo) vuelvo a la feria del libro de Bilbao y estaré  de 18 a 21 horas, dedicando ejemplares de mis novelas en el estand que Elkar monta en el paseo del Arenal.

Todo un placer poder acudir a otra edición de la feria, con una criatura literaria nueva bajo el brazo, que «Siete cuerdas» regresa a parte de los escenarios en los que se desarrolla su trama.

Aquí, dedicando un ejemplar anterior a una lectora en alguna edición pasada

 

 

 

 

 

 

 

 

Tres han sido las presentaciones que se han sucedido en la capital de Bizkaia.

La primera fue en noviembre de 2018, en el barrio de Deusto, en la librería que precisamente lleva el nombre del barrio, en la «Librería de Deusto». Un referente literario sin duda en esa parte de la ciudad. Un local implicado profundamente en divulgar la obra de los autores, ofreciéndoles la posibilidad de realizar presentaciones, en un estupendo espacio que dedican  a este tipo de encuentros. Ojalá hubiese muchas mas librerías así.

Las otras dos citas, se han sucedido en apenas una semana, cosas de las agendas de eventos de los locales. No es lo mas conveniente, pero no conviene nunca desdeñar la posibilidad de mantener estos encuentros tan directos con los lectores.

El 29 de enero en FNAC y el 5 de febrero en Casa del Libro, dos locales muy bien preparados para ofrecer este tipo de eventos.

Y ahora, a dedicar el tiempo visitando a los lectores de otras ciudades (Vitoria, día 14 y Donosti el 28 de febrero).

Aquí alguna imagen del paso por FNAC y Casa del LIbro