BLA BLA BLA…

BLA BLA BLA…

Sí, es un título con trampa, pues nada menos indicado que usar la expresión «blablá» , empleada para referirse a textos o conversaciones sin base ni contenido, cuando con ella hago referencia a una feria del libro. Pero las siglas BLA, (Bilboko Liburu Azoka en euskera) se prestaban al chiste.

Un evento que ha recobrado la fuerza que poseía antes de la pandemia y eso siempre es una buena noticia. Varios días dedicando ejemplares a los lectores, desde las casetas de Sorgin iburudenda y la librería Etxean, especialmente de «Dolor» por ser la última novela, pero también los ha habido que se han interesado por mis anteriores publicaciones y verlas que siguen viajando a las bibliotecas de nuevos lectores, es muy motivador.

Termino la feria con buenas sensaciones y por delante, aguarda un verano con unas cuantas citas literarias pendientes.