Arrigorriaga, una parada habitual

Arrigorriaga, una parada habitual

El 17 de marzo, regresé a la biblioteca de Arrigorriaga a presentar mi última novela, pero en esta ocasión, estrenando su nueva ubicación e instalaciones.

Decía lo de «habitual» porque es ya la cuarta vez, una con cada novela publicada, que acudo invitado a presentar mis obras a esta localidad vecina a mi domicilio.

Solo resta expresar mi gratitud a la organización y asistentes, por el cariñoso trato recibido.

La ocasión además, sirvió para el reencuentro con algunos lectores que también «repiten» asistencia. Al final ese vínculo que se crea entre el autor y el lector, cobra otra dimensión al establecer un contacto reiterativo.

De las mejores cosas que le pasan a uno escribiendo.